CatalanEnglishFrenchGermanPortugueseSpanish
CatalanEnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Tratamiento y limpieza de suelos y superficies en Barcelona

En MIM Punt Net, realizamos todo tipo de tratamiento de superficies según sus materiales, combinándolos con las limpiezas de mantenimiento. La finalidad que buscamos con nuestros tratamientos es la de realizar una limpieza más profunda, eliminar machas y residuos incrustados y proteger los suelos para devolverles el estado y brillo inicial.

El suelo es un gran indicador del estado de unas instalaciones. Un suelo limpio y brillante es la mejor presentación en un negocio o para mantener una imagen de cara a los trabajadores.

El mantenimiento de suelos varía mucho en función del tipo de pavimento a tratar, cada superficie tiene unas características y es importante trabajar con profesionalidad.

Un suelo homogéneo es más fácil de limpiar, pero el paso del tiempo, la acumulación de polvo, o una obra mal acabada aumentan el grado de porosidad dificultando las tareas de limpieza y dando un aspecto sucio y estropeado. Los distintos tipos de suelo se dividen entre Suelos blandos y revestimientos duros y blandos. En función de las características, podemos realizar distintos tipos de tratamientos.

Decapado

El decapado es una operación de limpieza que consiste en el lavado a fondo de un determinado pavimento, con la finalidad de eliminar las antiguas capas de cera, barnices, etc., dejándolo preparado para la aplicación de un tratamiento de conservación y mantenimiento, debiendo prestar mayor atención a aquellas zonas de menor transito donde la suciedad será mayor como esquinas, rincones, etc.

En la operación de decapado se utilizará productos decapantes.

Cristalizado

Es un tratamiento específico que se utiliza exclusivamente en pavimentos calcáreos, como el mármol y las piedras calizas duras.

La cristalización se realizará en dos acciones: una acción mecánica y una química, y siempre por personal cualificado.

La acción mecánica consistirá en el lijamiento de la superficie.

La acción química consiste en la transformación que tiene lugar entre dos sustancias en otras nuevas, para cerrar la porosidad del pavimento y obtener un efecto de protección y abrillantado, mediante un producto cristalizador.

Sellado de pavimentos porosos

El sellado consiste en cerrar la porosidad de la superficie, con el fin de impedir que la suciedad y la humedad vuelvan a introducirse en el pavimento. Es una operación apropiada para suelos duros, para evitar que suelten polvo.

Encerado o aplicación de emulsionantes

Consiste en el cierre de los poros, proporcionando a los pavimentos un acabado brillante y resistente a las manchas.

Las emulsiones protectoras que se utilizan son productos compuestos por ceras y/o polímeros disueltos en agua, siendo abrillantables o autobrillantes y el número de capas a aplicar dependerá de la porosidad que presente el pavimento.

Las emulsiones autobrillantes proporcionan el brillo que la superficie va perdiendo con el uso, y suelen utilizarse en los suelos tratados con aceites impermeabilizantes.

Barrido seco y húmedo

El barrido seco es una operación de limpieza que consiste en eliminar la suciedad poco adherida en el pavimento a través de útiles manuales (escoba) o medios mecánicos (aspirador).

El barrido húmedo es un método de limpieza que se utiliza para eliminar el polvo y la suciedad poco persistente y para conservar las superficies, realizando dicha operación con una mopa o gasa y un limpiador o detergente.

Fregado manual y mecánico

El fregado manual es una técnica de limpieza que consiste en la eliminación de la suciedad mediante la utilización del cubo y la fregona y el detergente adecuado a cada superficie y suciedad.

El fregado mecánico tiene como finalidad también eliminar la suciedad, pero utilizando una máquina fregadora y un producto limpiador adecuado al tipo de pavimento.

Método spray

Para aplicar esta técnica, en primer lugar, debemos limpiar el pavimento con un producto adecuado y la ayuda de una máquina y su correspondiente disco abrasivo. Posteriormente se aclarará la superficie, se dejará secar y se pulverizará el producto con ayuda también de la máquina.

Con este método se consigue al mismo tiempo una superficie limpia y un aumento del grado de brillo en el que no se van a notar las pisadas ni las rayas negras de los zapatos.

Método con espuma

Es una operación de limpieza que se emplea fundamentalmente en la limpieza de alfombras y moquetas, consistiendo en aplicar un producto en forma de espuma (champú) sobre toda la superficie del revestimiento textil, de tal forma que una vez se ha secado la espuma, los residuos quedan depositados en forma de polvo. Posteriormente se aspirará para la eliminación tanto de suciedad como los residuos de espuma.

Explora más artículos y noticias

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?